ENFOQUES PARA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MIGRACIÓN (2022)

MenúprincipalÍndice de Scripta Nova
Scripta Nova.
Revista Electrónica de Geografía y CienciasSociales.
Universidad de Barcelona [ISSN 1138-9788]
Nº 94 (1), 1 de agosto de 2001

MIGRACIÓN Y CAMBIO SOCIAL

Número extraordinario dedicado al III Coloquio Internacionalde Geocrítica (Actas del Coloquio)

ENFOQUES PARA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MIGRACIÓN

C. Esteva - Fabregat
Universitat de Barcelona

Enfoques para una antropología de la migración (Resumen)

Este trabajo, necesariamente esquemático, define la migracióncontemporánea hacia los países de la Unión Europeacomo resultado de diferentes condiciones coincidentes en la motivaciónmigratoria. Aquéllas serían, en su más notoria particularidad,a) la economía de mercado, b) la movilidad de los mercados financieros,c) la movilidad internacional de la fuerza de trabajo, d) la innovacióntecnológica como forma dinámica de movilidad laboral, e)la sustitución constante de los trabajadores a cambio de subsidiosde desempleo, f) las jubilaciones anticipadas, g) la ingenuidad profesionalpermanente de la fuerza de trabajo joven, h) el vacío estructuralconstante del empleo a causa de la flexibilidad temporal de los contratos,i) la disponibilidad permanente de una oferta de trabajo barata fuera delos países occidentales europeos, j) la atracción que ejercenlos consumos materiales y sociales de la Unión Europea sobre susperiferias económicas, y k) el ideal de progreso y deseo de libertadpersonal que ofrecen los países democráticos a las personasque viven en regímenes autoritarios. Este conjunto de condicionesse refleja en el discurso, personal y colectivo, de los migrantes y desus orígenes.

Palabras clave: estrategias de la migración/ mercado detrabajo/ movilidad laboral

El referente contemporáneo

Entendida en nuestro presente, la dinámica migratoria es, enla decisión de sus individuos, muy simple: se reduce a ser la expresiónde un deseo de vivir mejor conforme a cánones representativos deuna satisfacción de necesidades, primero materiales, y sucesivamentesociales, estéticas y espirituales, generalmente definidas en supraxis por el Occidente. Los que emigran al Occidente desde los llamadospaíses del subdesarrollo quieren ser, paradójicamente, occidentalesen la forma económica y mantenerse al mismo tiempo en la identidadde otros ideales espirituales. Las contradicciones suelen ser obvias eneste punto, pues tanto como la forma económica, la economíade mercado, es de sello occidental, también el formato culturalque sigue a dicha forma económica, es occidental. Los conflictosde interpretación del sistema ideacional que se intentan desde laparte migratoria, por una parte, y desde la parte anfitriona, por otra,son de magnitud dialéctica. O sea: mientras la migraciónentiende que debe ser respetada y protegida su identidad de origen, lasociedad de acogida actúa dentro de la perspectiva de que la identidadanfitriona es, por si misma, el valor definitivo de toda condiciónadaptativa. Lo que ofrece, trabajo, no es negociable en términosde identidad; más bien lo es en términos económicos,esto es, como un valor de mercado.

Si atendemos a las consecuencias de este planteamiento, y si la migraciónes un valor de mercado, entonces, la economía de mercado es el principalsupuesto de la negociación entre las partes. Según esta condición,el código por el que se regula el componente ideológico dela economía de mercado, es liberal dentro del supuesto de que lacirculación financiera y la inversión de capitales debe estarabierta a la empresa privada, y del mismo modo que ésta necesitatener libertad de maniobra para disponer la forma productiva que le resultamás conveniente, también asume que la libre circulaciónde mercancías supone la libre circulación del trabajo. Losvalores predominantes son el beneficio máximo posible y la librecompetición en el objetivo de conseguir el dominio del mercado.Éste es, por lo tanto, el valor de negociación que se adjuntaa la idea de exportar y recibir contingentes de migración humana.

En el entretanto, es difícil conciliar la identidad individual,étnica y nacional, con la idea de que ambas últimas son valorespolíticos identificables con los valores pragmáticos de laeconomía de mercado. Si para esta última la internacionalidaddel negocio y de la mercancía es el supuesto dominante, lo nacionaly lo étnico se pueden considerar interposiciones que estorban todaidea de circulación sin fronteras de lo que es propiamente asuntoeconómico de disposición multinacional. De hecho, por lotanto, si la migración va con la economía de mercado, y sies parte del sistema de negociación de esta última, la presentaciónde la identidad étnica o nacional en el contexto de las relacionesestrictamente económicas, se convierte en un supuesto objetivamenteanacrónico. Sin embargo, la presencia activa del supuesto es indudable,y en el proceso de la vida social de la economía adquiere un valorde negociación de la identidad a veces necesario, pero siempre encontradicción con la virtualidad circulatoria de la idea que acompañaa las representaciones dinámicas que atribuimos a la economíade mercado.

En esta ocasión, mientras hemos aludido a supuestos que nos parecencontradictorios, pero contenidos en los procesos sociales de la economíade mercado, al mismo tiempo, nos permitimos plantear otras cuestiones aparentementemás familiares en la cuenta cotidiana de los antropólogos.Entrados en una primera perspectiva, puede entenderse que, fuera de lautopía, los ideales migratorios son sencillos en su expresión,la del deseo de realizarse mejor la vida de los individuos, aunque paraello sea necesario hacerlo fuera de su medio actual. Por lo mismo, cabesignificar que si los consumos materiales y sociales que acompañana las formas de vivir del Occidente estuvieran presentes en grado semejanteen los países emisores actuales de migración, las cantidadesmigratorias disminuirían ostensiblemente. Se limitarían aser la expresión de necesidades ideológicas que van másallá de la satisfacción de los consumos estrictos mencionados.Sin embargo, cuando, como en el caso presente, millones de individuos seidentifican con el código ideacional del Occidente, sin que en suspropios países éste se convierta en una realidad convencionalsemejante a la que demuestran tener los ciudadanos occidentales, entonces,podemos prever que, por identificación con éstos, se produciránmigraciones desde los puntos del sistema que no satisfacen dichas necesidades.

No podemos pensar, por lo tanto, que todas las diferencias culturalesque representan los diversos grupos étnicos llegados como inmigrados,reaccionarán del mismo modo ante la misma infraestructura culturalo que es propiamente la de los nativos. Pero sí podemos entenderque, aún siendo diferentes los grupos étnicos inmigradosentre si, las condiciones de entrada son las mismas para los componentesde esta diversidad social. Lo que no es igual es la percepción quehacen de los inmigrados los grupos anfitriones, y tampoco es igual la percepciónque tienen los primeros respecto de los segundos. Así, aunque losprismas, emblemas, juicios y enfoques de la cuestión migratoriavarían de percepción entre ambas partes, las formacionessimbólicas del mundo anfitrión suelen parecerse cuando sepiensan en términos objetivos, o desde los códigos de ideacióndel progreso material pensado como referente decisivo de la vida social.El itinerario adaptativo de los inmigrados es también diverso, puesmientras son muchas las resistencias etnoculturales que demuestran tenerentre si ambas partes, la anfitriona y los componentes de la diversidad,al mismo tiempo, son también diversas las actuaciones y sensibilidadesde cada parte ante las experiencias que realiza con la otra u otras. Entodo caso, si ambas formaciones, la anfitriona y la inmigrada, son diversasen sus posiciones sociales y origen, los modos de percibirse serántambién diversos.

(Video) Antropología de las Migraciones

Por estas razones, la ignorancia de aquel discurso etnográficoque se prolonga parcialmente a otros lugares cuando los individuos o gruposde una determinada identidad étnica se desplazan a residir en ellos,incluso temporalmente, como en el caso de las migraciones golondrinas,convierte en analógico lo que podría ser contextual. Asimismo,y en otro sentido, podemos pensar la migración en términosde personas que abandonan sus hogares distantes, que se arriesgan a perdersu norte cultural y que lo hacen en la ciénaga ética deldiscurso etnocéntrico, en el de aquel que les niega solidaridadafectiva y que, sin embargo, se disponen a soportar con entereza y conlos medios cognitivos y capacidades adaptativas que forman parte de susrecursos naturales de energía y culturales de aproximacióna los otros, en especial a los que representan ser particularidades anfitrionas.

En ocasiones, uno puede entender la prevalencia de un enfoque psicoemocional,de carácter individual, unas veces, y de representación colectiva,otras. Esto es: también puede ser un enfoque previsible, empíricamentelegítimo, en especial cuando a la distancia geográfica quenos separa de los orígenes locales añadimos lo que puedenser distancias culturales temporales profundas, las que nos recuerdan episodiosde otras historias. A este respecto, he pensado a menudo en las peripeciasmigratorias, no sólo desde el punto de vista de los individuos quepasan de un punto a otro de las pruebas profundas de los viajes del desarraigo,sino que también he recordado con los inmigrados de hoy a lo quefuera el gran viajero Ulises de ayer, o el Edipo que llegó a sertal precisamente porque huía de la seducción del pecado,y que lo cometió cuando por ser un migrante, acometía a supropio padre. En la desgracia el viaje migratorio es también recuerdode desventuras personales.

Presión demográfica

También es indudable que la presión demográficase convierte fácilmente en causa de migración. Lo es, asimismo,el hecho de que esta causa es funcional en la medida que demuestra queuna porción de los individuos de un grupo territorial constituyeun sobrante social respecto de la capacidad del sistema productivo paraalimentarlos suficientemente. En este punto, al referirnos a presióndemográfica no entendemos ésta a modo de una muchedumbreque no cabe cómodamente en el espacio que ocupa. Más bienconsideramos la presión como el efecto de una compulsiónderivada de una urgencia social que no puede ser satisfecha con los recursosdisponibles por un grupo de individuos, o por el colectivo que identificamoscon una comunidad local, en un caso, o con una región o con unanación, en otro. Se trata, por lo mismo, de una incapacidad socialmentecontradictoria en el sentido de que unos individuos caben en el espacioque ocupan mientras otros sobran dentro del mismo espacio. En este contexto,la presión demográfica suele ser pensada en el sentido deun desequilibrio social producido por el exceso de individuos que permanecendentro de la misma estructura productiva, sin que, al mismo tiempo, éstapueda proporcionar a su propia población la cantidad de alimentosy de recursos que son necesarios para su subsistencia dentro del mismomedio territorial. Dentro de este supuesto, se incluyen como forma de presióndemográfica la mortalidad precoz o muerte de una gran proporciónde individuos antes de alcanzar las edades de reproducción, y eldeterioro físico de aquellos otros que no pueden acceder a la satisfacciónde sus necesidades de nutrición y cuyas esperanzas de vida, porlo mismo, son muy cortas.

Conforme los valores de satisfacción son primariamente orgánicos,y entendiendo que las sociedades primitivas son exponentes culturales máximosde este nivel de subsistencia, también podemos reconocer en losperiodos de civilización acompañados por grandes desarrollostécnicos, científicos y del conocimiento, ampliaciones conceptualesrespecto de la idea de presión demográfica. En este sentido,los componentes relacionados con dicha presión orgánica seextienden a otros que son derivas de necesidades vinculadas a satisfaccionessecundarias o que no pertenecen directamente al complejo específicamenteorgánico de la subsistencia. Me refiero, en este caso, a las necesidadessociales identificadas con la transformación de los alimentos silvestresen alimentos cocidos, a los productos artesanos y de oficios, a los dela industria y la arquitectura, a la alfabetización, a la imprenta,a la educación y a todo cuanto constituye el argumento fundamentalde una civilización, el vivir urbano y el cosmopolitismo. En lacomparación, el carácter de las presiones demográficasse modifica agregándoles nuevos niveles de necesidad. Segúneso, si las poblaciones primitivas suelen migrar en función de demandasorgánicas de subsistencia insatisfechas, las poblaciones modernasincluyen, además, necesidades secundarias del tipo de las que hemosindicado antes.

Aunque las demandas estrictamente orgánicas no las excluimosde la necesidad migratoria, sin embargo, cuando aparecen la economíade mercado y sus producciones destinadas a ser consumidas por poblacionesinternacionales, el carácter de la presión demográficase extiende a la satisfacción de necesidades sociales superioresa la misma subsistencia. En el punto donde existe la demanda y no se satisface,es donde comienza la presión demográfica y es donde, porlo mismo, se inicia el proyecto migratorio. Así, las representacionesy, en éstas, las expectativas de satisfacción relativa, formanparte de una presión demográfica. Empero de ello, las urgenciasorgánicas de alimento son prioritarias y tienen un valor de presiónmigratoria natural a la que podemos añadir los fenómenosde presión que resultan de los conflictos sociales internos queno tienen solución dentro de la misma sociedad, y que, por lo tanto,conducen con frecuencia a la expulsión de un grupo por el otro,o simplemente a la emigración organizada y selectiva de uno de ellosen función de sus posibilidades de movimiento más alláde los límites territoriales propios.

El supuesto migratorio incluido en el concepto de presión demográficaincluye en el presente desequilibrios sociales no sólo referidosa la satisfacción de necesidades orgánicas o naturales, centradasen el alimento, sino que también podemos reconocerla en el puntodonde una ideación basada en la incapacidad del medio propio paraproporcionar educación superior a los hijos de una familia desprovistade recursos económicos, se convierte en motivo migratorio. No setrata, por lo tanto, de urgencias orgánicas lo que determina eneste caso el movimiento migratorio. Acontece, por lo mismo, que la presióndemográfica en las poblaciones modernas que han superado el techode las primeras urgencias orgánicas, las de comida en lo fundamental,se ha situado sucesivamente en el tiempo en puntos donde la imagen migratoriatiene su propia estratigrafía social. O sea, existen los hambrientosdel llamado tercer mundo cuya movilidad migratoria sucede a una experienciade incapacidad para alimentarse en el medio territorial que abandonan.Y existe la imagen migratoria de los que abandonan sus hogares para instalarseen países que ofrecen más altos niveles de vida que los propiosde origen, incluyendo en tal caso la misma realización del yo enel progreso de la dignidad y de los recursos sociales. Y existen los individuosque emigran para obtener condiciones económicas que les permitanentrar en ambientes profesionales que no tienen en sus propios países.

Así, la presión demográfica pasa históricamentede ser un asunto de urgencia orgánica a ser un asunto de urgenciaeconómica del yo, hasta ser poco a poco la expresión de motivacionesprestadas o adquiridas por difusión de ideas, abiertas asimismopor los medios de comunicación de masas influyendo en individuosque no se sienten bien colocados en su medio actual. El vivir social contemporáneode los países avanzados es parte, pues, del ingreso de millonesde individuos del tercer mundo en la identificación con los códigosideacionales del primer mundo, y en este supuesto son también milloneslas personas que se encuentran en estado latente de movilizaciónmigratoria a partir de los recursos para realizarla. El sueño hacomenzado a ser universal, y la decisión de realizarlo es imparablecuanto más amplia sea la estructura territorial de la llamada globalización,o economía de mercado que une a los insatisfechos del mundo en losparalelos del progreso material y de la realización personal abierta.

En la perspectiva, la presión demográfica alcanza a serequivalente a una presión migratoria determinada por individuosque llegan de los mundos periféricos del Oeste europeo, y de USAen el caso americano, previamente identificados con los ideales de progresoque éstos proclaman como buenos y que no pueden conseguir en susterritorios de emisión migratoria. De hecho, las muchedumbres socialesde las ciudades europeas y del Occidente en general, apretujadas en pequeñosespacios se han convertido en modelos de realización personal cuyaseducción por publicidad y sugerencia visual se efectúa pormedio de las diferentes expansiones de la economía de mercado. Porlo mismo, cuanto más amplia es la difusión del modelo, mayores la incapacidad de éste para distribuirlo materialmente en todoslos espacios sociales de su influencia virtual. De hecho, por lo tanto,el gran fracaso de la economía de mercado consiste en su incompetenciapara distribuir los recursos sociales que mientras los proporciona a supropio medio occidental, sin embargo, es incapaz de distribuir a los demásindividuos de la especie a los que, paradójicamente, intenta conquistarpor la vía del mercado, de los consumos, sin integrarlos, al mismotiempo, en los beneficios de la participación económica yde la dirección estratégica del sistema productivo.

Un reflejo de este fracaso se manifiesta en forma de grandes presionesmigratorias y desalojos territoriales de poblaciones insatisfechas consu doble marginalidad, material y social. En este punto, si el negociode la economía de mercado alcanza a todas las latitudes del planeta,las poblaciones que forman parte de la misma están desigualmenterepartidas en los consumos de bienes que les proponen los artíficespublicitarios del mercado. Una de las consecuencias de este desfase entrelos países avanzados, los occidentales, que se reconocen como beneficiariosde la economía de mercado, y los que les son satélites enla producción de materias primas y estacionamiento de poblacionesmarginales, es la emisión por parte de éstas de contingentesmigratorios espontáneos que, por este carácter, tienden aincrementar el caos social en sus propias muchedumbres urbanas mientras,al mismo tiempo, grupos tamizados de estos orígenes inician el viajehacia los países del Occidente que les han prometido participarde los beneficios de la economía de mercado.

Imagen colonial de la migración

De hecho, y en las diversas paradojas que nos ofrecen estas circunstanciaslábiles de la economía de mercado, los países quese han convertido en emisores de migración son también losque hasta hace poco tiempo eran países de colonización occidental.En este sentido, la economía de mercado tendría mucho quever con el espíritu de sustitución de una colonizaciónpolítica por una colonización cultural a través dela economía: sería una estrategia posterior o adaptativade las posibilidades históricas de un poder, el occidental, expulsadopolíticamente, pero recuperado económicamente. De un poder,asimismo, donde la concentración de dominio económico porparte del Occidente se ha convertido en una mejor estrategia que lo fueradirectamente siendo antes una concentración de potestades políticasy militares.

Si el estilo de las potencias coloniales en el pasado era el de la dominacióndirecta, por la vía militar, de las poblaciones nativas y la consiguientesustitución de sus jefaturas locales o regionales por otra de administradoresy colonos metropolitanos ejerciendo la ocupación territorial, enel presente la dominación se ha convertido en un medio mássutil. Los sistemas de dependencia tienen un carácter diferente:son directamente económicos y se ejercen por medio del control delas inversiones financieras que permiten condicionar la ejecuciónde políticas nacionales o de los Estados. Así, la distribuciónmundial de los volúmenes estratégicos del capital financieromueven las economías internacionales, tienen capacidad para producirefectos globales, pero sus destinos sociales son desiguales, por lo menosen el sentido de que mientras las mayorías trabajadoras del Occidenteestán empleadas en los salarios del bienestar, sólo pequeñasminorías del resto del mundo ocupan esta clase de beneficio social.

(Video) MODULO 01 : Enfoques para el análisis migratorio

Por esta razón, si en las presentes condiciones históricasel poder financiero demuestra tener una mejor estrategia que la que tuvierael poder político directo de antaño, sin embargo, tambiénlo que ocurriera en forma de anticolonialismo político en el pasado,empieza dándose en forma de anticolonialismo económico. Lasepidemias, las hambres, las crisis coyunturales, la desorganizaciónsocial, el desconcierto ideológico y el incremento de la presióndel resto del mundo, están ya presentes en forma de determinismosmigratorios dirigidos a satisfacer a una parte de emprendedores selectivosque ven en la migración un modo de salvar su propia supervivenciade entre el caos de su vivir cotidiano. La migración es, en la economíade mercado, un aspecto de su fracaso cuando intenta extenderse a todo elmundo, precisamente porque su capacidad productiva y de distribuciónno son parejas con la capacidad siempre menor o nula que hacia el consumode estas producciones demuestran tener dichas poblaciones.

Por eso, cuando decimos que el contexto económico, y en especialla capacidad financiera, se encuentra en el fondo de la causalidad migratoria,lo que reconocemos es el hecho, aparentemente indirecto, de que las áreasde sustento material socialmente más diversificado o estructuralmentemás complejas son, también, las más atractivas paraquienes viven en regiones económica y socialmente más simples.Y lo son, por añadidura, porque la estructura tecnológica,la división del trabajo y la concentración financiera tienenuna gran movilidad y, en ésta, una gran capacidad para atraer fuerzade trabajo extranjera. Así, y en correspondencia, la movilidad migratoriaconstituye una expresión de la misma movilidad del mercado, y es,asimismo, una expresión de la movilidad del conocimiento aplicadoa la producción de bienes sociales. En los puntos geográficosperiféricos, o marginales a los centros de decisión de laproducción de mercado, es donde esta clase de economía esmenos productiva, y es donde, por lo tanto, se dan mayores emisiones demigración. Y es así porque también es en estos lugaresdonde la estructura profesional es más débil, si la consideramosen términos de exigencias técnicas, de conocimiento y deoportunismo ocupacional.

El problema surge en el punto donde las mayorías sociales deambos mundos participan de la misma ideología consumista, En estecaso, la insatisfacción del resto del mundo se convierte en semillerorevolucionario o dotado de potencial disolvente en el interior de sus propiosescenarios nacionales. De hecho, y en estas condiciones, el motivo migratorioactúa de descarga universal de las tensiones interiores de los paísesintegrados en el resto del mundo, pues en realidad los individuos que decidenrealizar la migración suelen ser los más decididos si seconsideran en términos de consciencia progresista, y son los que,potencialmente por lo menos, constituyen el grupo de presión másactivo contra la situación de subdesarrollo propio. Así,la cuestión puede ser planteada en los siguientes términos:mientras la economía de mercado es una forma de estrategia productivaque alcanza a todas las poblaciones del mundo, sólo minoríasde éste obtienen satisfacción material suficiente dentrode sus propios países. El resto, formado por las grandes mayoríasde la fuerza de trabajo, estimuladas asimismo por una misma idea consumista,necesaria en el objetivo del desarrollo permanente de la estructura productiva,quiere tener o participar de lo que tienen los trabajadores occidentales.

Siendo diferentes entre si ambos mundos en productividad y diversidadproductiva, ambos son también distintos en capacidad económica.Esta diferente capacidad puesta dentro de una misma economía demercado, convierte al primer mundo en beneficiario material privilegiado,en anfitrión de la identidad migratoria, y sitúa al restodel mundo en emigrado mental cuando se identifica empíricamentecon la consciencia del progreso y mira en el Occidente el modelo visiblede sociedad que los migrantes no hallan en su propio país. En eldesarrollo estructural de esta economía de mercado siempre la fuerzade trabajo se mueve lo suficiente como para que los sistemas productivosdispongan de puestos o empleos que pueden ser ocupados por los del restodel mundo. Es dentro de esta movilidad del mercado donde se disparan losaluviones migratorios que miran al Occidente en busca de alivio temporala sus vicisitudes de subsistencia.

En lo que advertimos, el reclutamiento de la fuerza de trabajo inmigradacomienza en el punto donde a la superación de la urgencia orgánicasigue la seducción estética del modelo. Éste disponede un referente de difusión activo, y en la práctica lasfuentes de predicación del sistema de economía de mercadoresiden en los medios de comunicación de masas. En origen, éstosse encuentran situados en los países del Occidente, los máscapacitados para el caso de difundir las ideas del liberalismo económico,y hasta de construir en el resto del mundo las inversiones financierasque aseguran la globalización del sistema, aunque en forma de beneficiossociales desiguales. Lo que no consiguen estas inversiones es igualar alresto del mundo con el Occidente, como si éste fuera el orden ideacionalcuyo territorio es una exclusividad innegociable, de manera que mientrasla estructura social de éste permanece relativamente abierta a partirde la división del trabajo, al mismo tiempo, dicha estructura mantieneuna capacidad de representación productiva siempre menor en lospaíses que identificamos con el concepto de resto del mundo. Eneste sentido, son los sobrantes seleccionados de la fuerza de trabajo quetiene origen en los países del resto del mundo los que adoptan laposición migratoria, y en este carácter son los grupos laboralesideológicamente más enérgicos de sus periferias internacionales.

En si mismo, y en este contexto competitivo, el Occidente no es unaamistad a la que se puede recurrir en situaciones de agobio. Másbien es un escenario donde es posible encontrar trabajo y salarios superioresa los que se obtienen en aquellos países que designamos como propiosdel resto del mundo. Los trabajos que ofrecen los occidentales son posiblespor el mismo hecho de la diversidad de su mercado de trabajo y por la mismaamplitud de su estructura social. Ambos hechos, propios de una divisióntécnica del trabajo funcionalmente muy compleja, diferenciada enlos conocimientos y en las aptitudes personales de la fuerza operaria,definen condiciones abiertas tanto en la estructura del empleo científicomás exigente, como en las formas más sencillas del mercadode la ocupación laboral. De hecho, y en estas circunstancias, siempreen el proceso económico que tiene lugar en las grandes estructurassociales de la civilización urbana avanzada existen huecos que,por lo menos durante un tiempo, permanecen abiertos a gentes que no sehan formado en el interior social de dichas estructuras, pero que por suscondiciones físicas y tradiciones de trabajo en origen pueden accedera posiciones que la misma estructura del empleo tiene previstas. Éstasson, por ejemplo, actividades en la agricultura y en los servicios, cuandono en oficios artesanos, incluidos otros de alcance industrial como laalbañilería, la carpintería y otros de identidad próxima.Las inmigraciones de individuos procedentes de las periferias occidentalescoinciden en estas identificaciones de conocimiento, y suelen adaptarsefácilmente a las exigencias productivas de los empleadores, puesañaden a dicho carácter una mayor baratura salarial y unamenor capacidad inicial de resistencia política a los abusos delos empresarios.

Mercado de trabajo y migración

Por lo dicho, podemos entender que las ideas organizadoras de este trabajose mueven en torno a un componente clave, el significado por la economíade mercado entendida como causa de movilidad de los recursos materialesy de los bienes sociales o humanos considerados en su espontaneidad migratoria.Así, mientras reconocemos la existencia de una economía internacional,de escala basada en procesos productivos que comienzan en el punto dondese dan las materias primas, siguen en los países donde éstasse transforman en producciones industriales listas para su consumo, y acabandistribuyéndose en todas aquellas partes del mundo sometido a estaclase de economía, observamos, al mismo tiempo, que tanto como semueven los capitales y sus organizaciones productivas, también semueven las personas y los grupos que viven dentro de este sistema y que,por lo tanto, lo identifican como referente de progreso e identidad deforma de vida.

De conformidad con nuestra intención y enfoque, éstosson criterios organizadores, por lo menos en el sentido de que nos permitenobtener un punto de partida suficiente para entender la migracióna escala internacional, puesto que también es internacional la economíade mercado. En este sentido, nada es tan lógico como entender quesi la economía tiene carácter internacional, tambiénlo tiene la fuerza de trabajo. Y si los países están abiertosa los productos de esta clase de economía, también es lógicoque lo estén a las fuerzas de trabajo que con su migraciónno hacen otra cosa que repetir en los actos de movilidad de sus personasel modelo internacional de las producciones que consumen. Las migracionesinternacionales contemporáneas son, por eso, un trasunto que podemosidentificar con la economía de mercado. Este último carácterforma parte de un sistema de movilidad social que incluye una experiencia,la del turismo, y éste se constituye, asimismo, en una especie deprimer reclamo, el del llamado mundo occidental, operando de modelo deun modo de vivir cuya expresividad es también parte visual de lostriunfos exponenciales del Occidente a los ojos de los que, en la primeraoportunidad, se convertirán en emigrantes deseosos de conseguirel mismo premio económico. Este intercambio de turistas por emigranteses propio de dos hechizos, el de carácter consuntivo, los primeros,y el de carácter perentorio los segundos. Así, del mismomodo que entran los productos, también entran las personas, y enesta relación de intercambio, la fuerza de trabajo que se muevede una región a otra del planeta, es el símbolo dinámicode una forma de intercambio socialmente identificada con sistemas de consumosmútuamente reclamados, los unos para el gasto de sobrantes, y losotros para el acceso a estos sobrantes. La economía de mercado esuna manifestación alternativa de la dualidad situacional de losdos mundos.

Comparativamente, pues, las economías de mercado actuando enforma de escala, o desde las materias primas a los productos industrialesy a sus distribuciones para su consumo, incluyen grandes cantidades detrabajadores reconocidos por su valor salarial bajo, y es precisamenteen la cantidad y disponibilidad de acceso a éste que los empresariostienden a ocuparlos de manera preferente, bien en países o regionesmás pobres que permiten instalar empresas y contratar con caráctereventual y costo menor que en los centros más avanzados, o bienfavoreciendo el empleo de inmigrados en los países avanzados deacogida a partir del escaso compromiso legal y carácter fluctuanteque se reconoce en la forma de trabajar estas personas. Aquí, losproblemas de honestidad en el cumplimiento de los compromisos laborales,juegan un papel importante, pues mientras los inmigrados asumen la precariedadsalarial y del tiempo de trabajo como un paso necesario en su objetivode conseguir un reconocimiento de legalidad jurídica o derecho formala trabajar, una cierta tendencia de algunos empresarios consiste en prolongaral máximo la precariedad situacional de los inmigrados, en la medidaque ésta les favorece por ser un medio de prolongación dela situación ilegal o de "sin papeles" en que permanecen los trabajadoresinmigrados. En este punto, la explotación económica a quese ven sometidos podemos considerarla identificada con los niveles económicospropios de un dramático régimen de subsistencia que es, enrealidad, el reflejo de una lucha por la misma supervivencia físicaen muchos casos.

Estos fenómenos coinciden con el hecho de que los paísesperiféricos a los centros avanzados de la economía de mercado,disponen de una fuerza de trabajo apta para ocupar empleos, generalmentemenos cualificados en términos de nivel técnico, que no suelencubrir en el presente los trabajadores nativos, ascendidos en la escaladel sistema de rol/estatus nacional. Es obvio, en este caso, que simplificamosla cuestión migratoria cuando decimos que los migrantes ocupan lospuestos de trabajo que rechazan los trabajadores nativos protegidos porsubsidios de paro y jubilaciones anticipadas. A este respecto, hay queincidir en otros factores, entre otros, y muy significativos, el hechodel valor económico relativo de los puestos de trabajo que ocupanlos inmigrados. Habitualmente, dicho valor es más barato que elque obtienen los nativos. Empero de ello, en muchos casos la escasez decuadros operarios o dotados de conocimiento en oficios industriales, suponeel incremento de la cotización de esta clase de trabajo. En consecuencia,lo que al comienzo es trabajo barato evoluciona hasta equilibrarse conel de los nativos.

Simultáneamente con esta situación, no se interrumpe laintroducción de novedades tecnológicas en el aparato productivo,pues éstas son, junto con la movilidad del capital financiero, lasclaves funcionales de la estrategia del mercado. En la realidad, esto suponeque también son permanentes las condiciones de cambio de una partede la fuerza de trabajo nacional, de manera que en la interseccióntransitiva que sucede a cada innovación, siempre existen huecosde carácter transitivo que pueden ser ocupados por grupos de trabajo,a menudo de origen internacional o inmigrado, que también son laexpresión de la existencia de núcleos permanentes de trabajadoresdispuestos a moverse de un punto a otro del sistema, como en el caso delos recolectores de cosechas. En pocos casos estas fuerzas de trabajo estacionalson estables, y lo mismo ocurre con ciertos servicios reconocidos por suauge de temporada, como ocurre con el empleo en las estaciones turísticas,y asimismo en la industria combinando el contrato temporal de su fuerzade trabajo menos técnica con renovaciones dependientes del éxitode las producciones en el mercado aleatorio. Esta dinámica nos diceque, tanto como emigran los negocios y los productos, emigran tambiénlos trabajadores. La movilidad impuesta a la fuerza de trabajo por la irrupciónde nuevas tecnologías contribuye, por lo tanto, a ampliar la estructuramundial de los circuitos económicos y financieros, pero tambiénsupone desplazar la expansión de las transiciones conflictivas ala arena de la misma negociación internacional de los modos comola fuerza de trabajo inmigrada puede concurrir a estabilizar los circuitosdel empleo de cada fuerza de trabajo nacional.

El sistema salarial fundado en la baratura del trabajo es, como dijimos,una representación frecuente en las políticas empresarias,especialmente en las coordinadas por inversiones de carácter multinacional,o basadas en el beneficio que resulta de emplear trabajadores jurídicay económicamente desprotegidos, como pueden ser los menores de edaden las sociedades del llamado tercer mundo. Por la vía de una ilustración,aunque de carácter menos dramático, una noticia recientede periódico, (1) destacaba comomuchos empresarios catalanes preferían invertir en Marruecos quehacerlo en España. Como justificación, aludían alhecho de que el costo de producción del artículo resultabaser más barato porque la mano de obra marroquí ganaba menosque la española, y así el producto industrial resultaba serentre el 40% y el 50% más barato en Marruecos que en España.Como ejemplo, añadía que un minuto de confección enEspaña costaba 30 pesetas, mientras costaba la mitad en Marruecos.Atribuía la preferencia dada a Marruecos por una parte del empresariadocatalán, al hecho de que la debilidad política del movimientosindical marroquí permite despedir con facilidad al trabajador queno interesa. Mientras tanto, el informante destacaba que el impuesto desociedades que deben tributar es del 8% en Marruecos y del 35% en España.

(Video) Pandemia y Migración: una mirada antropológica

Movilidad laboral

Llegados a este punto, pretendemos destacar la idea de que cuanto másavanzada es tecnológicamente una sociedad, mayor es la probabilidadde que sus cantidades de inmigración sean más elevadas quelo son las de menor estructura social considerada en términos desu división del trabajo. En este contexto, la cantidad social funcionalmentediversificada es causa de que dentro de ella se produzcan combinacionesen mayor número que las que tienen menos diversidad. Y la diversidadfuncional considerada en términos económicos es tambiénuna pauta de identificación de los rendimientos relacionados conla producción intelectual. Esto significa que los códigosde ideación de la realidad, por ser más ricos que los demenor diversidad, también admiten una mayor heterogeneidad culturaly étnica y, con ello, asumen la creación de espacios quepueden cubrir individuos de otros territorios e identidades de origen,en este caso inmigrados. En condiciones de multiplicidad tecnológicacomo las europeas, el discurso social es estructuralmente más complejoy cognitivamente más diverso. Por lo mismo, este es un aspecto desu atractivo, y lo es especialmente en la medida que las producciones estéticasy la variedad de los consumos materiales y del ocio se constituyen en particularidadessociales y espirituales de gran riqueza y sugestividad para el imaginariomigratorio de los mundos no europeos. Desde la estructura de este imaginario,son muchos los que caben en la economía de mercado, pero son enrealidad los migrantes quienes se aprestan a identificarse con lo que hadescubierto su imaginación.

Así, advertimos que en el proceso nacional de adquirir nuevasdestrezas, o en el de ser entrenados los trabajadores nativos con nuevosconocimientos, una proporción de esta fuerza de trabajo es despedidade sus empleos por ser considerada obsoleta su preparación técnica.Cuando eso ocurre parte de aquélla desciende al desempleo, mientrasotra se recupera por medio de reciclajes técnicos habitualmenteprovistos por instituciones de formación profesional, privadas ypúblicas. De hecho, los empresarios suelen preferir formar cuadrostécnicos propios, y en este ejercicio tienden a favorecer a losjóvenes más que a las gentes maduras, y en muchos casos adelantanla jubilación de los que consideran mentalmente resistentes al conocimientode las nuevas tecnologías. Mientras tanto, se entiende a menudoque su readaptación para los nuevos conocimientos es demasiado costosapara la empresa que los tiene contratados. Básicamente, los problemasadaptativos de estos trabajadores surgen a partir del hecho de que laspartes técnicas o aplicadas del conocimiento poseen su propia teoría,y así la ignorancia de los conceptos que ésta entrañadisuelve fácilmente la voluntad de identificación de la fuerzade trabajo más antigua con las nuevas tecnologías.(2)

A estos factores hay que añadir otros que, aparentemente, sonsocialmente menos directos, esto es, resultan de los intercambios y relacionesdialógicas que se dan entre nativos e inmigrados. Dependiendo delcarácter, distante, afectivo o resistente, según los casos,presente en estas relaciones, la organización, sindical y a vecesétnica, de los trabajadores inmigrados se convierte en un factorde historia social, alternativamente resistente e integradora. Por estarazón, hay que distinguir entre una actuación de grupo yotra propiamente individual.

Al respecto, los grupos que se reúnen por separado y que tienenconsciencia de organización nacional, o étnica en su precisiónfocal, (3) de identidad cohesiva, tiendena realizar un proceso de integración resistente a lo que es propiamentela identidad anfitriona. En este supuesto, las personas individualizadasen sus procesos de intercambio con los anfitriones, suelen avanzar rápidamenteen la adquisición de los códigos ideacionales de la sociedadde acogida. Por el contrario, y en términos étnicos, la organizaciónde grupo procura valores y medios de resistencia cultural que se transmitena las generaciones contemporáneas, tanto como a las descendientes.Por añadidura, mientras los matrimonios mixtos disminuyen la cantidady cualidad cohesiva de la identidad étnica inmigrada a sus descendencias,los matrimonios étnicamente homogéneos la refuerzan y secomportan habitualmente como instrumentos de reproducción de laprimera identidad, la de origen, de modo que si ésta define lascualidades culturales más compactas de transmisión, la uniónmixta reconoce en la socialización de sus descendencias un reforzamientode la identidad anfitriona en comparación con debilidades de reproducciónétnica por parte del pariente que figura como inmigrado en la relaciónconyugal. En este sentido, la sociedad de acogida suele representar unpapel histórico de presión decisiva sobre la continuidad,por una parte, de la propia cultura, y de disolución, por otra,de la cultura de origen del inmigrado.

En el presente, las migraciones internacionales demuestran que la movilidadde los productos se corresponde con la movilidad de las personas, y loque es más importante: los movimientos migratorios de aquella fuerzade trabajo que tiene su origen en los países pobres, tienen efectoen los salarios de los trabajadores de los países de acogida. Elhecho de que, generalmente, los migrantes son fuerza de trabajo baratay poco cualificada, tiende a demostrar que su acceso al mercado laboralde los países anfitriones avanzados contribuye a disminuir el valorsalarial de la fuerza de trabajo nacional menos cualificada, o de capacidadtécnica equivalente. Por otra parte, si es obvio que entre los trabajadoresinmigrados una porción, aunque pequeña, de éstos puedenser considerados cualificados, también suele serlo que cuando dichostrabajadores vienen de regiones con tradiciones culturales menos valoradasen prestigio nacional inmediato, su posición comparada dentro dela fuerza de trabajo tiende a ser disminuida socialmente, y su efecto enla cualificación del empleo es una menor remuneración económica.Al mismo tiempo, la concurrencia de estos niveles de cualificaciónen el mercado de trabajo dentro de los países de acogida, tambiéncontribuye a que disputen a la baja los salarios de sus equivalentes nativos,especialmente a partir del momento en que se comportan como una masa técnicaabundante en dicho mercado.

La generación de estos resultados tiene que ver, por lo tanto,con la economía de mercado y con la internacionalizacióndel trabajo, y coincide especialmente con la internacionalizaciónde la economía. Este factor propiamente identificado con la llamadaglobalización cultural, ha supuesto la desarticulación estructuralde las economías tradicionales, y es desde este supuesto que seestá produciendo la expulsión de grandes masas de fuerzade trabajo de los países que se han estado incorporando a la ideologíade esta clase de mercado. El resultado consiste en el empobrecimiento técnicode la fuerza de trabajo de los países de origen, precisamente porqueen el seno de éstos los huecos que se dan en la estructura del empleosuelen coincidir con insuficiencias salariales o con aluviones de ofertaque no se corresponden con la capacidad productiva de los sistemas económicoslocales. En este sentido, suelen ser paralelos el abaratamiento de lossalarios en los países de origen de la migración con losde los países de acogida, sin embargo de lo cual estos últimostienden a ofrecer una estructura de empleo más abundante que lade los de origen migratorio. La contradicción consiste en el hechode que en los países de acogida el estatus del empleo inmigradosiempre tiene una consideración menor que la de los nativos, mientrasel de éstos suscita una potenciación a la baja de su cotizaciónsalarial cuando existe un múltiplo laboral disponible.

Las oquedades estructurales ocupadas por inmigrados señalan,pues, hacia el hecho de que los nativos constituyen una primera referenciasutil del problema inmigratorio. En este supuesto, la perspectiva del procesonos conduce a considerar una primera demanda de empleo barato a la quesigue un primer rechazo por parte de la fuerza de trabajo nativa a estamisma oferta de salario. Por esta razón, los dos factores nacionales,dirección empresaria disputando precios en el mercado internacional,y base laboral nativa disputando salarios a escala internacional, intervienencomo fuerzas de presión interna mientras, en todo caso, la fuentedecisiva del sistema se encuentra situada en el contexto de la economíacompetitiva. La inmigración es, por lo tanto, una clase de fenómenosocial derivado de la asimetría impuesta por el mercado internacional,por la incertidumbre de sus desplazamientos regionales y por la temporalidadlaboral que impone a la fuerza de trabajo. La precariedad del discursoproductivo, basada en la recomposición permanente del mercado, enla instalación constante de nuevas tecnologías, y en la fluenciainestable de los capitales de inversión, es también causade que las fuerzas laborales en el interior de las sociedades avanzadasentren en la competición internacional por la vía de lasprecariedades del mismo sistema hecho incertidumbre.

En un caso realmente ilustrativo de esta situación, un empresariode Lleida manifestaba la necesidad que tenía de contar con trabajadoresque acudieran a la recolección de la fruta. A este respecto, preguntadopor el porqué no contrataba fuerza de trabajo nativa en lugar deinmigrados, respondió que había recurrido a la fórmulade escribir formalmente a 8,000 personas que por su situación dedesempleo pensaba que desearían obtener el puesto de trabajo queles ofrecía. En este supuesto, afirmaba que sólo unas 700habían contestado estar dispuestas a realizar dicha actividad, sinembargo de lo cual en el momento de la incorporación sóloestuvieron presentes un número de 75, (4)o sea algo menos que el 1%.

De muchas maneras, la prueba de que estas sustituciones de nativos porinmigrados tienen que ver con percepciones de prestigio y con aumentosde seguridad a partir de los subsidios de paro, de compensaciones por jubilaciónanticipada y del pago de pensiones, se confirma en las cifras gubernamentalesde desempleo, hasta el presente nunca inferiores a un millón detrabajadores españoles. La oscilación permanente ronda entorno al millón y medio de parados. Y es precisamente esta últimacondición estadística del paro en España, la que enel pensar frecuente de una parte de la opinión pública seconstituye en paradoja laboral, hasta el punto de ser motivo de desconfianzacuando también los empresarios insisten en contratar fuerza de trabajoforastera.

Es en esta contradicción no explicada, pero sugerida por el conocimientode casos concretos, como el anterior de Lleida, donde recae el escepticismopúblico relativo a la eficacia de las políticas gubernamentaly empresaria respecto de la migración y del empleo de la propiafuerza de trabajo nativa en paro. Y es también en el conocimientode que los inmigrados son preferidos por ser más barato su trabajoque el de los nativos donde, por lo mismo, una cierta parte de la poblaciónresiste la idea de consentir desarrollos de la política migratoriaque pasen por alto estas situaciones empresarias y las picardíasde una parte, de número indeterminado, de la fuerza laboral nativa.

En estas condiciones, el mercado de trabajo parece estar abierto y,sin embargo, es mejor decir que está entreabierto y que las brechasde esta apertura estructural se abren y cierran conforme la temporalidaddel trabajo es una función de la misma incertidumbre que introduceen el empleo la economía de mercado. En este contexto, se observanhuecos de control importantes en la estructura del empleo. Por ejemplo,uno de ellos es la existencia de una economía sumergida o no registradaformalmente por las oficinas gubernamentales, y otra puede serlo el delos desempleados que reciben subsidio y que, sin embargo, obtienen ingresosno declarados por trabajos estables definidos como chapuzas. O los mismosjubilados que se han adelantado a su tiempo legal de retiro, o la demoraque se da por prolongación de sus edades de incorporacióna la fuerza de trabajo activa de grandes números de jóvenes.En todas estas experiencias podemos reconocer una composición estructuraldefinida por un conjunto de individuos aptos para realizar su ingreso enel mercado del empleo y que, sin embargo, permanecen inscritos en las cifrasdel paro. Estas cifras suponen cantidades superiores al número deinmigrados que llegan para suplir a esta fuerza de trabajo aparentementesumergida en situaciones diversas, pero constitutivas de desempleo real.Así, en este punto la cantidad de fuerza de trabajo real desempleaday de jubilación anticipada en un determinado momento, tiende a sermayor que la cantidad de números migratorios que entran en el paísde acogida. Incluso dichos números pueden ser insuficientes cuandola demanda del mercado de trabajo reclama una mayor cantidad comparadade trabajadores que pueden proporcionarle los que aspiran a tener empleo.En este sentido, los grandes números de inmigrados que se reclamanpara ocupar los vacíos que dejan los nativos, son superiores aldel número de nativos actualmente disponible en forma de ofertade su capacidad de trabajo.

En general, la disputa por los puestos de trabajo entre nacionales einmigrados no es frecuente en la medida que los primeros disponen de mediosde seguridad proporcionados por el Estado, más que por los empresarios,pues éstos prefieren disponer de trabajadores que por su precariedadlegal son menos conflictivos que los nacionales mientras, además,reciben salarios siempre inferiores a los nativos y comprometen en el conflictoproductivo menos que estos últimos cuando se trata de compensacionespor despido. De hecho, la fuerza muscular es un factor importante en elrendimiento laboral o productividad aplicada a los trabajos de recolección,y en este supuesto es también cierto que las exigencias de productividadobjetivas aumentan en relación con el inmigrado, más queen el trato con los nativos.

(Video) El enfoque de derechos en la política migratoria y la situación de la población migrante venezolana

Desde luego, y en estas circunstancias, la fuerza de trabajo inmigradano aparece compitiendo actualmente con la fuerza de trabajo nacional, especialmenteen la medida en que esta última desprecia lo que se ofrece a laprimera. También cabe incidir en el reconocimiento de que ambosgrupos laborales se realizan dentro de urgencias de trabajo diferentes.Así, la fuerza de trabajo nacional funciona dentro de la conscienciade que sus niveles de seguridad mínimos le permiten rechazar loque otros, los inmigrados, asumen como nivel previo de socializaciónen la sociedad del progreso, también llamada eufemísticamentedel bienestar por los doctrineros de la economía de mercado. Poresta razón, este que llamamos primer nivel de socializaciónlaboral satisfecha, se entiende que no es socialmente competitivo en lamedida que los nativos lo rechazan por haber superado los límitesmínimos de seguridad y de subsistencia a través de los subsidiosde desempleo y de atención sanitaria universal, a medida, en todocaso, que también los medios económicos de solidaridad representadospor la familia aseguran la protección física y social deldesempleado en las circunstancias ya comentadas.

Básicamente, pues, mientras predomina la ideación economicistade la migración, y siendo la economía de mercado una construccióndinámica en estado permanente de cambio, de transición yreadaptación de la fuerza de trabajo, lo que no ocurre en los paísesde origen de los inmigrados, ocurre en los países de acogida: lamovilidad y circulación permanente de los individuos en los empleos.Dicha movilidad es un agente de inestabilidad personal, pero tambiénlo es del carácter de la estructura social. En la perspectiva profundade los arraigos, es indudable que los migrantes están realizandouna experiencia de transición, y por lo que respecta a los anfitrionescomo integrantes de la sociedad de acogida, las cantidades de inmigradosque se establecen, aunque temporalmente en muchos casos, en el contextodel mismo proceso productivo, constituyen una forma de presión culturalque en ocasiones tiende a ser percibida como una amenaza a los ritmos dela identidad cotidiana. Muchas de las resistencias que se observan porparte de los anfitriones hacia los inmigrados, son el resultado de la percepciónde que cuanto mayores sean los volúmenes demográficos deéstos representados en la estructura social de la sociedad de acogida,mayores serán las cantidades de depresión cultural del sistemasocial anfitrión.

Estos temores se dan, sobre todo, en los puntos sociales demográficamentemás débiles del sistema anfitrión. Cuando este último,como en el caso de las zonas rurales que asumen muchos trabajadores enla recolección agrícola, se halla dentro de la experienciade convivir socialmente con estos últimos, se incrementan los componentesy alarmas de la ansiedad, precisamente porque parte de ésta se identificacon la idea de pérdidas de identidad en la medida que la extrañeidadcultural se introduce en el proceso de la sociedad de acogida sin que éstadisponga de recursos de asimilación suficiente de la cantidad inmigrada.El tenor del discurso social en estas condiciones tiende al agonismo, precisamenteporque disminuye la capacidad de control social sobre una masa extraña,la inmigrada, que con independencia de ser socialmente activa, sin embargo,su inmersión en el contexto social anfitrión es entendidocomo un factor de desorganización de la estabilidad cotidiana. Porel contrario, en las zonas metropolitanas, la asimilación demográficade estos inmigrados es más fácil, pues por ser en mayoresnúmeros los anfitriones, el discurso social de los primeros permanecedesapercibido por la mayoría de los nativos. En este sentido, elvolumen inmigrante puesto en relación con el volumen anfitrión,constituye una variable estratégica en lo que concierne a los gradosde conflicto que resultan de la proxemia o de la distancia que mantienenentre si ambas partes. Desde luego, la fórmula de separar territorialmentelas identidades inmigradas de las nativas, permite asegurar una ciertaevasión social de la realidad. Sin embargo, ésta no resultaser una solución conveniente desde el punto de vista de la integraciónde las poblaciones, aunque dicha integración siempre supone la experienciade mestizajes, (5) no sólo biológicos,sino también culturales, y lo que es más importante, en elproceso de formación de una identidad definitiva, supone la derivahistórica hacia la posesión de una consciencia de identidadcomún, a la que normalmente se llega cumplida la tercera generación.(6) La separación étnica territorial entre poblacionesanfitrionas y de origen inmigrado acaba siendo definitiva, en muchos casos,y termina siendo asunto de rechazo y discriminación mutua. El problemano es cuán diferentes son las poblaciones en los inicios del intercambio,sino cuán diferentes permanecen siendo las identidades de las generacionesque les siguen en la historia de su existencia.

Notas

1. Cf. El País, 14-II-2001.Barcelona.

2. Algunas de las ideas que empleamosen este apartado del trabajo industrial moderno, las hemos elaborado enotro lugar, y en forma de teoría antropológica. Ver ESTEVAFABREGAT, C. Antropología Industrial. Barcelona: Anthropos,Editorial del Hombre. 1984-b

3.Sobre estos particulares de la etnicidady de su organización me he referido en ESTEVA FABREGAT, C. Estado,Etnicidad y Biculturalismo. Barcelona: Ediciones Península.1984-a.

4.Programa Mil.lenium, TelevisióCatalana, Canal 33, 10-II-2001.

5. Cf. ESTEVA FABREGAT, C. El Mestizajeen Iberoamérica.Madrid: Editorial Alhambra. 1988.

6. En relación con el fenómenode integración definitiva del inmigrado en la identidad anfitriona,he destacado que es la tercera generación la más proclivea definirse en el sentido anfitrión. Ver: ESTEVA FABREGAT, C. Immigraciói confirmaciò ètnica a Barcelona. Quaderns d'Alliberament2/3, 1978, P. 47 - 90. Barcelona

© Copyright: Claudio Esteva Fabregat, 2001
© Copyright: Scripta Nova, 2001


Volver al principio de la página

ENFOQUES PARA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MIGRACIÓN (1)Menúprincipal

FAQs

¿Cuáles son los enfoques de la migración? ›

El enfoque de la «nueva economía de la migración» ha cuestionado algunos de los supuestos básicos y conclusiones de la teoría neoclásica. De acuerdo con esta perspectiva, las decisiones de migración no son adoptadas por actores individuales, sino por unidades como las fami- lias.

¿Cómo ayuda la antropología a resolver el fenómeno de la migración? ›

La aplicación de métodos antropológicos en el estudio de problemas relacionados con inmigración puede ayudar a generar soluciones a las que de otra manera no se llegaría debido a la inclusión de los inmigrantes en la solución de sus propios problemas, afirmaron hoy en Denver expertos en el tema.

¿Qué propuestas daríamos para mejorar la realidad de la migración? ›

4 propuestas para mejorar la migración entre México, EU y Centroamérica. Estos países deben incentivar vías legales para el trabajo temporal, crear sistemas de protección humanitaria, profesionalizar el control fronterizo e invertir en el desarrollo, sugiere el MPI.

¿Cómo se llama la teoría que induce la migración? ›

Neclasicismo económico: modelo macroeconómico. Probablemente la teoría de migración internacional más antigua y mejor conocida fue desarrollada originalmente para explicar la migración laboral en los procesos de desarrollo económico (Lewis, 1954; Ranis y Fei, 1961, Harris y Todaro, 1970: Todaro, 1976).

¿Qué es el enfoque transnacional? ›

Se define al transnacionalismo como un proceso social donde los migrantes operan en campos sociales que traspasan fronteras geográficas, políticas y culturales (Glick Schiller, Basch y Szatón-Blanc, 1999).

¿Cuáles son las principales características de la migración? ›

La migración humana es el movimiento de las personas desde un lugar hasta otro, con la intención de fijar su residencia en el destino de forma permanente o semipermanente. La migración es un componente muy importante del cambio, la estructura y el crecimiento poblacional, así como lo son la natalidad y la mortalidad.

¿Qué ciencia se encarga de estudiar la migración? ›

La geografía se ha caracterizado por el estudio de la migración, desde espacios fronterizos; así como la demografía a la distribución poblacional migrante. Tanto la demografía como la geografía se enfocan a caracterizar a la migración desde la dimensión espacial, de tiempo y poblaciones.

¿Cuáles son las disciplinas que estudian la migración humana? ›

Según estos dos autores, las disciplinas que estudian el tema de las migraciones y que podrían formar parte del grupo interdisciplinario son las siguientes: antropología, demografía, economía, historia, derecho, ciencias políticas y sociología.

¿Cuál es el objeto de estudio de la antropologia aplicada? ›

El trabajo en antropología aplicada abarca temas de índole sociopolítica y de justicia social –tales como discriminación o derechos humanos-, estrategias de desarrollo, políticas educativas y de salud pública, gestión de recursos naturales, patrimonio cultural, turismo y espacios protegidos, dinámicas culturales en las ...

¿Cómo resolver el problema de la migración? ›

La cooperación regional puede ayudar a minimizar las consecuencias negativas de la migración y preservar su integridad. También puede contribuir a los objetivos de desarrollo regionales y globales al mejorar el capital humano a través del desarrollo sostenible y asegurar el crecimiento económico a más largo plazo.

¿Cuáles son las causas que generan la migración? ›

CAUSAS DE LA MIGRACIÓN

La búsqueda de una vida mejor para una persona y su familia. Las disparidades de ingresos entre las distintas regiones. Las políticas laborales y migratorias de los países de origen y destino. Los conflictos sociales y políticos que impulsan la migración transfronteriza.

¿Quién debe solucionar la migración? ›

El Instituto Nacional de Migración es un órgano administrativo desconcentrado de la Administración Pública Federal, dependiente de la Secretaría de Gobernación, el cual aplica la legislación migratoria vigente.

¿Qué dice la teoria de las 7 migraciones? ›

Esta teoría afirma que las migraciones son directamente proporcionales a una situación económica en que no pueden menos de producirse movimientos de población desde los países que abundan en fuerza de trabajo, pero escasean en capital para inversiones, a los que escasean en fuerza de trabajo pero, en cambio, tienen ...

¿Qué autores hablan de la migración? ›

Michael Kearney y Bernadete Beserra definen a la migración como “un movimiento que atraviesa una frontera significativa que es definida y mantenida por cierto régimen político –un orden, formal o informal- de tal manera que cruzarla afecta la identidad del individuo”.

¿Qué importancia tienen los procesos migratorios para la evolución humana? ›

Actualmente, el fenómeno migratorio ha contribuido en mejorar la calidad de vida de muchas personas tanto en el país de origen como en el de destino, no obstante, no todos los movimientos se producen en circunstancias favorables.

¿Cuáles son las causas y las consecuencias de la migración? ›

Las causas de una migración humana en cambio pueden ser más diversas: Crisis económica, pobreza o hambruna. Cuando las condiciones de vida en un país o región se deterioran más allá de lo soportable, es común que las poblaciones humanas empiecen a migrar, buscando oportunidades en otros lugares.

¿Cuáles fueron los efectos de las migraciones transnacionales en la sociedad y la cultura latinoamericana? ›

Entre los efectos negativos podemos mencionar el problema de la integración y adaptación, la competencia laboral, los nuevos bolsones de pobreza, el aumento de la discriminación y la xenofobia, la disminución de los salarios de los trabajadores nativos por la competencia con los migrantes, la selección de mano de obra ...

¿Qué es el fenómeno de migración? ›

La definición más aceptada en la actualidad indica que la migración es el cambio de residencia que implica el traspaso de algún límite geográfico u administrativo debidamente definido”.

¿Cuáles son los 3 tipos de migración? ›

Migrante: Es una persona que ha cambiado su residencia habitual desde el lugar de origen al lugar de destino.
  • Migración interna.
  • Migración internacional.

¿Cuáles son los cuatro tipos de migración? ›

Estas pueden ser múltiples, e incluso clasificarse entre generales y personales, pero destacan cuatro: ecológicas, económicas, políticas y bélicas. Migraciones por causas ecológicas: están vinculadas a catástrofes naturales que obligan a las personas a abandonar su lugar de residencia.

¿Cuáles son los factores que influyen en las migraciones y el poblamiento? ›

La desintegración familiar, en muchos casos, puede dar origen a la migración infantil. La base cultural de una población determinada es un factor importante a la hora de decidir a qué país o lugar se va a emigrar. La cultura (religión, idioma, tradiciones, costumbres, etc.)

¿Cómo se relaciona la sociología con la migración? ›

La sociología de las migraciones se configura como una disciplina que estudia los fenómenos migratorios y que pone en relación directa a la Sociología con otras disciplinas como la economía, la historia, la política y la religión; puesto que intentar explicar un fenómeno tan complejo como el de los movimientos de ...

¿Cómo se relaciona la migración con las ciencias sociales? ›

El fenómeno de la migración es una de las problemáticas sociales con mayor impacto en el mundo y altera las dinámicas sociales, políticas y económicas de las sociedades a las que pertenecen los migrantes, debido al desplazamiento desde su lugar de origen hacia otros destinos (dentro de las fronteras nacionales o fuera ...

¿Por qué la migración es un fenómeno social? ›

Planteamos aqur, que la migracion constituye una problematica social generada por profundas rarces estructurales de discriminacion, desigualdad y exclusion social, pobreza, racismo, violencia, entre otras, que obligan al individuo a desplazarse a un lugar que Ie provea mejores condiciones de vida.

¿Cuáles son las áreas de la antropología aplicada? ›

En la actualidad la antropología aplicada se desborda sobre ámbitos muy diferentes: la educación, la salud y la sanidad, el desarrollo y la cooperación, los conflictos interétnicos, los problemas urbanos de marginalidad y pobreza, los movimientos sociales, los problemas ligados al funcionamiento de las organizaciones, ...

¿Cuáles son las principales áreas de aplicación de la antropología? ›

4 ramas más importantes de la antropología
  1. Antropología lingüística. Este campo se refiere a la forma en que las personas establecen comunicaciones entre sí. ...
  2. Antropología biológica. ...
  3. Antropología social. ...
  4. Arqueología.
Jul 29, 2020

¿Cómo se divide la antropología aplicada? ›

La antropología aplicada puede ocupar elementos desde cualquiera de sus sub-disciplinas (a saber: Arqueología, Antropología física o biológica, Antropología sociocultural, Antropología lingüística), así como también una variedad amplia de herramientas metodológicas, donde resalta el uso de la Etnografía.

¿Cuál es la principal consecuencia de la migración? ›

Cuando la migración es muy significativa, la pérdida de población puede mermar el potencial productivo de las comunidades de origen, ya que su salida, tem- poral o definitiva, genera escasez de fuerza de trabajo en ciertos sectores o industrias específicas y, por ende, tiende a desincentivar el crecimiento económico.

¿Cuáles son las ventajas y las desventajas de la migración? ›

Ventajas y desventajas de la migración interna

Genera nuevas oportunidades laborales y académicas. Fomenta el intercambio cultural. Mejora la productividad por la presencia de mayor mano de obra. Fomenta el surgimiento de nuevos tipos de trabajo.

¿Cuáles son las ventajas de la migración? ›

La migración puede propiciar un aumento de la tasa de crecimiento del PIB en los países de destino, el incremento de los salarios de los migrantes, y la expansión de los beneficios indirectos de las remesas para los países de origen.

¿Qué es la migración y sus tipos? ›

Se entiende por migración al desplazamiento de personas de una región a otra, tratando de buscar mejores condiciones de vida. Las migraciones internas se producen cuando el movimiento de las personas se da dentro del mismo país y externas cuando se produce un movimiento internacional de un país a otro.

¿Qué organismos internacionales pueden ayudar a disminuir el problema de la migración? ›

Al respecto existe colaboración en proyectos y acceso a financiamiento con la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), la Organización Internacional del Trabajo (OTI), la ONU, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) ...

¿Cuáles son las causas más comunes para la migración? ›

Causas de la migración. Se refieren a las motivaciones de los migrantes para dejar su lugar de origen. Estas causas pueden ser políticas, económicas, sociales, culturales, ecológicas o por conflictos armados, tal y como se describe a continuación.

¿Cuáles son las causas de la migración? ›

CAUSAS DE LA MIGRACIÓN

La búsqueda de una vida mejor para una persona y su familia. Las disparidades de ingresos entre las distintas regiones. Las políticas laborales y migratorias de los países de origen y destino. Los conflictos sociales y políticos que impulsan la migración transfronteriza.

¿Cuáles son las principales causas de las migraciones internacionales? ›

Las causas de las migraciones son plurales y diversas. Estos movimientos de población se producen por la atracción interesada ejercida por los países de acogida, por los intereses de los propios países de procedencia y, por supuesto, por la propia decisión personal del inmigrante.

¿Cuáles son las causas y las consecuencias de la migración? ›

Las causas de una migración humana en cambio pueden ser más diversas: Crisis económica, pobreza o hambruna. Cuando las condiciones de vida en un país o región se deterioran más allá de lo soportable, es común que las poblaciones humanas empiecen a migrar, buscando oportunidades en otros lugares.

Videos

1. Unidad 2: Neoevolucionismo y Ecología Cultural
(Cursos Arqueología y Antropología)
2. Prevención del Consumo de Alcohol y Otras Drogas desde un Enfoque Intercultural
(ISSUP)
3. Antropología.Migración.18/Nov/20
(Colegio de la Comunidad de Ciudad Nezahualcóyotl)
4. Inmigración, transnacionalismo y desarrollo : Un repaso de teorías recientes
(Centre Cultural La Nau)
5. #Tabú - CAP. 1 | Extranjeros y tribus modernas: grupos identitarios, migración y 'otredad'
(Antropología y otras tonterías)
6. Antropología en 35 mm | Migración | Oportunidades y desafìos contemporáneos
(FlacsoRadio)

You might also like

Latest Posts

Article information

Author: Msgr. Benton Quitzon

Last Updated: 07/05/2022

Views: 6070

Rating: 4.2 / 5 (63 voted)

Reviews: 94% of readers found this page helpful

Author information

Name: Msgr. Benton Quitzon

Birthday: 2001-08-13

Address: 96487 Kris Cliff, Teresiafurt, WI 95201

Phone: +9418513585781

Job: Senior Designer

Hobby: Calligraphy, Rowing, Vacation, Geocaching, Web surfing, Electronics, Electronics

Introduction: My name is Msgr. Benton Quitzon, I am a comfortable, charming, thankful, happy, adventurous, handsome, precious person who loves writing and wants to share my knowledge and understanding with you.